Bajos distintos

18 enero, 2008 at 7:21 am Deja un comentario

Lizio, Buonanotte y Sciorilli son los enanos que Simeone volvió a elegir para el partido ante Racing. “Nos divertimos jugando juntos. Somos chiquitos pero rendidores y peligrosos”, comentan a coro.

trio-petisos.jpg

Dale, Enano, apurate!”. Diego Buonanotte escucha el grito y, sorprendido, mueve la cabeza como si no pudiera creerlo. No es el apodo lo que le llama la atención, no. Sabe que desde sus 160 centímetros es prácticamente imposible que lo llamen de otra manera. Es más bien quién se lo dice lo que lo descoloca. Por eso, rápido como para enganchar y pasar, saca la contra. “Vos mucho no podés hablar”, replica. Y a Sebastián Sciorilli, de apenas seis centímetros más, no le queda otra que reírse. Como también lo hace Damián Lizio, el “lungo” gracias a su 1,68 metros, que es el otro convocado para la producción de Olé. El fútbol en envase chico de este River de Simeone, los tres chiquititos que mostraron destellos frente a Independiente y que esta noche, ante Racing y en Salta, intentarán ratificar que les sobra altura futbolística para que el Cholo los siga teniendo en cuenta. Ah, claro, y que para jugar al fútbol no es indispensable picar alto. Al contrario. Desde ahí abajo, la pasan bárbaro. “Nos divertimos jugando juntos. Somos chiquitos pero rendidores y peligrosos”, juran a coro.

El Enano Buonanotte es el más suelto frente al grabador. Y también el más conocido. Su explosiva aparición frente a Central en el último Apertura y, sobre todo, el furor que causó en el superclásico (con caño a Neri Cardozo incluido), no pasan inadvertidos. Y menos para él. “Sé que los hinchas esperan mucho. Y lo queremos aprovechar. Haber podido jugar en el arranque de este ciclo es muy positivo”, dice. Y no puede más que ilusionarse con lograr continuidad, aunque, sabe y lo asume, no será sencillo. “Hay muy buenos jugadores. Y varios con características parecidas a las mías, como Ariel, Mauro, el chileno… Pero bueno, sé que con los otros dos enanos podemos hacer lindas cosas, por eso no pierdo la fe”. Como tampoco lo hace Sciorilli, Cebolla para todos, quien está realizando su segunda pretemporada y espera poder ganarse definitivamente un lugar en el plantel de la Primera. “Es lo principal. El año pasado me ilusioné mucho, pero por las lesiones perdí terreno y me mandaron a Reserva”, recuerda. Y no tiene pudor en contar que hoy se toma todo con alegría. “Estuve bajoneado por no poder jugar. Por eso ahora me mato por responder. Ojalá pueda seguir creciendo. En el fútbol, eh, Lo físico es un detalle si el equipo te acompaña”, dice el pibe de 18 años, nacido en el Partido de San Martín, que jugó cuatro partidos en el Clausura 07.
Arito en las dos orejas, una cadenita con un 10 plateado, Lizio es el más callado y el que menos chances tuvo hasta la llegada del nuevo DT. Pero avisa que el Cholo casi que le hace marca personal. “Me habla mucho, me aconseja y me pide que trate de desnivelar en el uno contra uno.

Es un sueño. ¿La altura? Nunca fue un problema”, dice, sin ponerse colorado, el pibe al que muchos comparan con Marcelo Gallardo. Algo que para él es desmedido. “El Muñeco es un ídolo, un consagrado. Varios compañeros de Inferiores me dijeron que tengo cositas suyas, pero para mí es exagerado”, tira. Y antes de que el tema se extienda, aclara que el jugador que más lo impresionó durante estos días se llama Ariel Arnaldo Ortega. “Lo veo en las prácticas y no lo puedo creer. El Burrito es único, juega a otra cosa”, detalla, mientras Sciorilli y Buonanotte asienten y piden meterse en la conversación. “Es un ídolo. En la cancha o afuera, enseguida te das cuenta el motivo por el que la gente lo ama tanto”, asegura Cebolla.

Acostumbrados a ser los únicos enlaces en cancha durante casi todas las Inferiores, compartir la creación del juego es nuevo para los tres. Pero rápidamente aclaran que la idea los entusiasma. “Salir a buscar el arco de enfrente desde el primer minuto es muy seductor”, reconoce el de Teodelina. Aunque Lizio y Sciorilli saben que igual hay que regular las fuerzas. “Lo más importante y lo que siempre nos pide el Cholo es no perder el orden, el equilibrio. Por eso hay que saber elegir los momentos y, si no se puede o conviene atacar, saber jugar con la pelota en los pies. Para eso estamos haciendo tantos locos en las prácticas”.

El fotógrafo les pide que se junten, que sonrían, y ellos obedecen como alumnos aplicados. Una, dos, tres tomas son suficientes para lograr el objetivo y conseguir que el Profe Ortega no los rete por la demora al subir al micro. Lizio, el único pelado por estar haciendo su primera pretemporada con los profesionales, se suma a Sciorilli para cargar a Buonanotte. “Dale, Enano, dale”, le gritan a dúo. Y se van los tres. Los locos bajitos que el Cholo eligió como carta de presentación para su River, los dueños de la pelota. Son bajos distintos…

Anuncios

Entry filed under: futbol. Tags: .

Furia española Delfino, lejos de su mejor versión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


enero 2008
L M X J V S D
    Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Blog Stats

  • 144,400 hits

Entradas recientes

Páginas


A %d blogueros les gusta esto: