Everythings gonna be alright

31 enero, 2008 at 1:46 pm Deja un comentario

Que Andy Murray haya decidido no exponerse al enfrentamiento con la Argentina en el comienzo de la Copa Davis 2008 termina por simplificar lo facil. Si en septiembre pasado se caracterizó el sorteo de la Davis como “favorable” (de locales, en polvo, contra Gran Bretaña), no es para despreciar que el equipo rival haya perdido para el choque a su tenista-símbolo. El escocés, de 20 años, es un tenista que ahora asume esa extraña combinación de procedencias del tenis británico: finalizada la era de Tim Henman, Andy Murray es el que está llamado a liderar esta época del tenis del “verde césped”. La Argentina no pierde de local desde 1998 y el cada vez más debil equipo británico no parece poner en riesgo semejante record.
Alberto Mancini, capitán argentino, hizo la lectura exacta de la deserción de Murray. No se trata de una lesión en progreso, sino de una decisión de no arriesgar en un enfrentamiento de visitantes y en una superficie en la que Murray no se destaca. Y mientras el resto del equipo ya ajustaba la sintonía al polvo de ladrillo en Viña del Mar, Murray prefirió evitar el traslado a sudamérica y abocarse a la gira en canchas rápida.
Pero la ausencia del tenista británico también hace foco en el sentido que motoriza el rendimiento de un tenista en la Copa Davis. Una característica intangible, común a todos y de un valor enorme: el ánimo. Antes de una competencia por la Davis, el estado de ánimo pone ó saca a los jugadores de los equipos. Y Andy Murray volvió de Australia con el bajón que haría que un adolescente se quede en casa mirando la tele antes que ir al pub con sus amigos..Cayó en el arranque del Grand Slam con el demoledor Jo-Wilfried Tsonga y encima tuvo que ver como su compañero de generación, Novak Djokovic se quedaba con el torneo luego de despachar a Roger Federer con el mismo trato que recibe una pelusa en el hombro del saco. Murray y Djokovic, hace un año, estaban juntos en la intentona de atravesar la barrera del top-ten siendo los nuevos y peligrosos proyectos del tenis mundial. Djokovic lo hizo y con contundencia.
Murray, con lesiones (no compitió entre mayo y agosto de 2007) y con más cautela en su andar, no logró el mismo empuje que el serbio y quedó algo rezagado. Los tiempos no son iguales para todos los jugadores, pero cuando se tiene la misma edad se suele mirar lo que pasa en la cancha de al lado. No caer en esa tentación es una de las virtudes que puede tener un tenista para ocuparse solamente de lo suyo. Pocos lo consiguen.
El ánimo también sacó de la Copa Davis de febrero a Rafa Nadal y lo puso a Tsonga. Nadal, quien confesó que estaba jugando al golf el día de la final de Australia y no vió el partido, se disculpó en sociedad y prefierió no volar a Lima para el choque Perú-España. Dijo que la diferencia horaria con Australia y el poco tiempo de preparación le impedía llegar en las mejores condiciones. No dijo que haber sido barrido por Tsonga le quitó la sonrisa varios días, pero se sobreentiende.
Una mini-polémica con el capitán Emilio Sánchez sazonó la ausencia, pero Nadal ha conseguido un trato directo y preferencial con el público español y todo se le perdona. Le deseó suerte a sus compañeros y comenzó a analizar como hace para alcanzar a Federer y como evita que Djokovic se lo devore en el corto plazo.
El caso de Tsonga es diferente. Francia lo llamó urgente para el match contra Rumania. La confianza del finalista del Abierto de Australia es tan grande que sería capaz de enfrentar solo a los doblistas y mellizos Bryan.
¿Y por acá que tal? El no de Murray termina por descomprimir una serie favorable y que ya no tiene equivalencias. David Nalbandian lidera el grupo y Juan Mónaco llegará a Ezeiza desde Viña del Mar en una circunstancia inédita para su carrera: debutar en la Copa Davis de local y en un partido que sirve y a los pocos días defender el título de la Copa Telmex. Tendrá que transformar Buenos Aires en Tandil por unos días para soportar tanta presión y cariño. La experiencia de Agustín Calleri y el buen momento de Acasuso en Viña completan el escenario.
El tenis ha dado lecciones intensivas en varias ocasiones para no dar por ganado un partido antes de jugarse. En octubre el sorteo de la Copa Davis era favorable.En febrero, ya sin Murray, lo que sopla a favor es el viento de un match que en la intimidad, Mancini y su equipo ya empezarán a sentirlo más que accesible.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized. Tags: , .

Cruz, siempre presente en la planilla Ginóbili fue decisivo para la victoria de San Antonio ante Phoenix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


enero 2008
L M X J V S D
    Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Blog Stats

  • 144,334 hits

Entradas recientes

Top Clicks

  • Ninguna

Páginas


A %d blogueros les gusta esto: