Problemas para el West Ham por el pase de Tevez

19 mayo, 2009 at 9:48 am Deja un comentario

carlos_tevez

La historia comenzó en agosto de 2006 cuando West Ham pagó 339.000 libras por su pase a préstamo por una temporada. Igual suma pagó por Javier Mascherano que arribó con él, ambos procedentes de Corinthians. Pero los pases pertenecían a Kia Joorabchian, quien los había comprado a Boca y River, respectivamente, en medio de rumores de que el iraní, que aún hoy tiene un pedido de captura suspendido en Brasil, era la cara de capitales vinculados con la mafia rusa. West Ham ocultó a la Premier League que la ficha de Tevez era de las compañías Media Sports Investment (MSI) y Just Sports Inc, sus propietarias aún hoy. El escándalo saltó en enero de 2007, cuando Mascherano pasó de West Ham a Liverpool, el tabloide News of the World denunció un pago secreto a una cuenta suiza del agente israelí Pini Zahavi y se desnudó que la ficha del volante pertenecía a otras dos offshore también representadas por Joorabchian: Global Soccer Agencies y Mystere Services Ltd. El problema no era que Tevez y Mascherano pertenecieran a un tercero y no a un club, como aún hoy muchos creen. El problema fue que West Ham ocultó el detalle. Y ocultó ante todo que el contrato daba poder a Joorabchian de vender a Mascherano y a Tevez cuando él quisiera, aún bajo desacuerdo de West Ham, lo que está prohibido por los reglamentos de la Premier League. El escándalo fue tal que la Premier League directamente vetó a partir de ahora la propiedad de jugadores en manos de particulares.
En rigor, el arribo de Carlitos y Mascherano fue un desastre para West Ham en la primera mitad del torneo. El equipo, que había salido noveno en la temporada anterior, sufrió una debacle, Tevez y Mascherano jugaron poco y nada y el club cambió de dueño y de entrenador. Pero Tevez, que tardó seis meses en hacer su primer gol, marcó luego siete tantos en una increíble racha de siete victorias en las últimas diez fechas y salvó al West Ham del descenso, con un histórico triunfo final de 1-0 en Old Trafford ante el campeón Manchester United, con gol de Carlitos, por supuesto. La hazaña, sin embargo, terminó costándole cara a West Ham. Como Tevez jugó de modo antirreglamentario, la Premier League impuso en abril de 2007 a West Ham una multa record de 5,5 millones de libras esterlinas (por entonces unos 11 millones de dólares) y lo obligó a regularizar el contrato de Tevez. West Ham aseguró que ya lo había hecho. Pero dos meses después Tévez pasó a Manchester United por un préstamo de dos años a cambio de 10 millones de libras (unos 20 millones de dólares de entonces). Esa operación desnudó que West Ham había mentido y que el pase de Tevez seguía siendo de Joorabchian. El iraní discute estos días la cifra definitiva del traspaso, aunque la cotización fijada de 22 millones de libras equivale ahora, crisis y devaluación mediante, a unos 33,7 millones de dólares. Peor aún, Manchester United pretende rebajar esa cifra.

La mentira habilitó a Sheffield United, que descendió en lugar del salvado West Ham, a acudir a un juez independiente. Y fue aquí dónde estalló la bomba: el juez Lord Hugh Griffiths dio la razón a Sheffield United y West Ham debió pagarle una indemnización de 25 millones de libras. La bomba no fue tanto el dinero, sino los contenidos del dictamen. Lord Griffiths, un abogado que en su época fue un gran jugador de cricket, estableció en su dictamen que West Ham se salvó gracias a Tevez. El italiano Gianfranco Zola, actual DT de West Ham, expresó su desacuerdo: “yo jugué en el Napoli con Maradona, que fue el mejor del mundo, pero aún no recuerdo un solo partido que se pueda decir que lo ganó él solo, eso no es posible en el fútbol”. ¿Tevez es acaso una mutación genética de Pelé, Maradona, Cruyff y el Demonio de Tasmania?”, se preguntó un hincha.  El dictamen de Griffiths incluyó evaluaciones de la prensa, como por ejemplo un titular del Daily Telegraph tras el triunfo 1-0 ante Manchester que decía que Tevez había salvado a West Ham del descenso, aunque la crónica señalaba luego como figura del partido al arquero Robert Green, que evitó el empate con atajadas milagrosas.
El dictamen polémico de Lord Griffiths abrió un grifo inesperado. Una veintena de jugadores de Sheffield United anunciaron que también ellos reclamarán una indemnización judicial porque argumentan que el uso decisivo y antirreglamentario de Tevez los condenó a la B y achicó sus salarios. Lo mismo dice el que era técnico de Sheffield, el muy defensivo Neil Warnock, denostado por sus propios hinchas porque en la última fecha no pudo siquiera empatar ante el modesto Wigan. El Fulham, que también descendió en aquella temporada, haría su propio reclamo. Y también se sumaría Ken Bates, patrón del Leeds, porque el episodio le arruinó la venta de tres jugadores que Sheffield, ya descendido, no quiso comprar. También arruinó su negocio Kevin McCabbe, dueño del Sheffield, que hoy maneja el club desde Bruselas, donde paga menos impuestos. “¿Y por qué no demanda a West Ham el vendedor de hot dogs del estadio de Sheffield, porque también sus ventas se vieron arruinadas por el descenso del club?”, ironizó un diario. Bjorgolfur Gudmundsson, patrón islandés de West Ham, no está para bromas. Quebró tras el estallido de la crisis y está obligado a vender al club a precio seguramente rebajado, porque todavía está pendiente un nuevo dictamen que, ahora sí, podría decidir quita de puntos y hasta relegar al West Ham a Segunda.
Tevez tuvo una temporada más opaca. El búlgaro Dimitar Berbatov, más fino pero menos combativo que Carlitos, es una apuesta de 30 millones de libras de Alex Ferguson. El Sir escocés, sabio e intocable en sus 23 años como DT del Manchester, excepto cuando la BBC denunció que su hijo Jason participaba en la compra y venta de jugadores del club, tiene además fuertes esperanzas en la joven pareja de atacantes que componen Danny Welbeck y el italiano Federico Macheda, de 18 y 17 años, respectivamente. Aún así, con Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney y el interminable Ryan Giggs, por citar a algunos, Carlitos fue otra vez decisivo en estas últimas fechas. Old Trafford lo ovacionó al grito de “Argentina, Argentina”.  Y Carlitos no tuvo mejor idea que celebrar la conquista de una nueva Premier League, en los festejos del sábado pasado en Old Trafford, con una camiseta que decía “Tevez. Carlos Alberto Martínez “The Apache”. Carlitos Martínez era “el Manchado” en los potreros de Fuerte Apache y también en sus pasos por Estrella Roja, Santa Clara y All Boys. Pero a los trece años apareció el Boca de Mauricio Macri que compraba a los mejores pibes a fuerza de chequera. Martínez, “el Manchado”, llegó por diez mil dólares. Cuentan que el cambio de apellido fue una decisión familiar, pero que ayudó también a su rápida inscripción en Boca. Que Lord Griffiths no se entere. Teme que también All Boys se sume ahora al reclamo.

Autor:
Ezequiel Fernández Moores

Anuncios

Entry filed under: futbol. Tags: , , .

Federer recargado, siembra dudas en Roland Garros Del Potro va por otro paso en París

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2009
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Blog Stats

  • 144,334 hits

Entradas recientes

Top Clicks

  • Ninguna

Páginas


A %d blogueros les gusta esto: